Equivocarse es un maravilloso aprendizaje

Equivocarse es un maravilloso aprendizaje